Albóndigas de lentejas (vegana)

Esta receta es perfecta hasta para cenar ya que las lentejas, aunque en su mayoría son un carbohidrato, su alto contenido de proteínas y fibras las hace súper aptas para consumir de noche, perfectas para quienes llevan una alimentación vegana o buscan incorporar en su mayoría proteínas provenientes de plantas. 

Para las albóndigas:

  • 1 taza de lentejas crudas (cocinar en agua y ocupar toda la cantidad que salga)
  • 1 chiltoma (pimentón, morrón) mediana en cuadros
  • 1 zanahoria mediana picada
  • 1/2 cebolla mediana en cuadros
  • 100gr de champiñones
  • 2-3 dientes se ajo
  • 1 naranja agria
  • 1 cdita aceite de coco
  • 2 cdas chía + 1 cda linaza (remojadas en un poco de agua para que quede espesa)
  • 1/2 taza queso de almendras o cualquier queso vegano (sustituir por 1 cda más de chía en remojo)
  • Sal, pimienta y especias naturales al gusto

Para la salsa:

  • 2 tomates grandes pelados y en cuadros
  • Ajo y cebolla al gusto
  • Pimienta, sal y especias italianas
  • 2-3 cdas vinagre blanco
  • 1 sobre stevia
  • Agua

Lleva todos los ingredientes a la procesadora menos la chía-linaza y queso de almendras. Cuando todos los ingredientes estén bien incorporados, pásalos a un bowl y agrega la chia-linaza remojada, el queso de almendras rallado y especias al gusto. La consistencia debe quedar pastosa y manejable como para hacer bolitas. Si está muy seca, añade un poco de agua hasta que esté manejable sin que se rompan las bolitas. 

Calienta el horno a 350 Fahrenheit. En una bandeja con papel encerado lleva las bolitas al horno por 40 min más o menos. Deja enfriar las albóndigas a temperatura ambiente. 

Para la salsa, lleva todos los ingredientes a la licuadora, luego colócalos en una olla y cocina a fuego lento. Cuando ya esté hirviendo, agrega con cuidado las albóndigas y listo. 

Puedes disfrutarlas con una pasta de calabacín como en la foto; sobre arroz integral sería un buen almuerzo o dentro de una sopa de vegetales. En este caso, coloca las albóndigas ya al servir para que no se deshagan. 

Fotos: Gloria Cáceres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *