¿Cómo adelgazar el dedo gordo del pie?

Así quise titular este artículo porque a diario escucho a personas cuyo deseo es rebajar “solo la barriga”, “los rollitos que se dan encima de las caderas», “aumentar solo las piernas”, y no es para desilusionarlos en las primeras líneas, pero, amiga, amigo, esto no funciona de esa manera. Así como se los mencioné en el artículo “La pastilla mágica”, tampoco existe una fórmula para aumentar o disminuir una sola parte del cuerpo. Si te dicen eso, sal corriendo.

La belleza física se remonta a muchísimos años atrás: tenemos, por ejemplo, la época griega, desde su arquitectura clásica, hasta sus dioses, fuertes, físicamente atractivos, pero lo que en realidad tenían era simetría. Y de eso se trata todo: la belleza está en la simetría, en la estética, en aquello “que agrada a la vista” (Tomás de Aquino). Es como cuando los colores no encajan con otros tonos en la sala de una casa, o la mesa no va con el mueble que quiere tu marido (ejemplo, calma).

Entonces si hablamos de simetría, y tú solo deseas aumentar las piernas, ¿cómo te verías? O como pasa con los hombres que solo entrenan los brazos y a las piernas las dejan en el olvido y parecen  dos palos, y me disculpan si alguno está leyendo y tiene buenas piernas, pero la mayoría es así.

Primero, debemos conocer (para eso estamos, para ir aprendiendo juntos) que cuando se realiza una actividad física, se trabaja todo el cuerpo, porque así realices ejercicios para brazos, espalda o piernas, tu cuerpo debe tener una buena postura para no lastimarse, esto implica, desde la firmeza y buena posición en el área abdominal, buena posición de nuestros pies y  piernas (base de apoyo), y, aunque creas que es poco útil, fortaleza mental, porque cuando tu cuerpo diga “no más”, allí sale tu disciplina y voluntad, “¡vamos por una más!”.

Resumiendo, el trabajo es integral para buscar que todo esté de acuerdo con tu contextura. Algunas, me incluyo, desearíamos el cuerpo de guitarra, es decir, la cinturita y luego las caderotas, pero esa no es mi genética, ¿qué puedo hacer?, ¿quitarme dos costillas? ¡Pues no!, primero debo aceptarme como soy y luego mejorar el resto de las partes de mi cuerpo de forma tal que visualmente esté equilibrada. Ejemplo, trabajo más la espalda y las piernas de manera de verme proporcionada.

A eso es lo que vamos: tú puedes trabajar unas partes de tu cuerpo más que otras, con mayor o menor intensidad y peso, pero al final no olvidemos que siempre trabajarás todo el cuerpo. ¿Quieren rebajar la barriga pero que las piernas se mantengan? Amiga, para disminuir el área abdominal lo principal es una buena nutrición, lo que hará que también disminuyas medidas en otras partes de tu cuerpo. Por eso, la buena alimentación y el ejercicio físico van de la mano para que logremos esa simetría tan anhelada por todos.

Por último, quiero decirte, no te desanimes, solo que no te obsesiones con lo que “está mal” o “no está en su lugar” en tu cuerpo. Primero acéptate y ámate. Al tener amor propio comienzas a llevar una vida saludable, una buena alimentación, dejas el sedentarismo y buscas una mejor versión de ti mism@.

¡Iniciemos ahora! Y no busquemos resultados para un momento, sino para toda una vida.

Nos vemos en un próximo artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *