¿Cómo mantenerte enfocado después del inicio del año?

Word impossible transformed into possible. Motivation philosophy concept

Los días previos al finalizar 2017 o incluso los primeros días de enero, muchos de nosotros aseguramos que cambiaríamos viejos hábitos, que nos organizaríamos mejor e hicimos nuestra lista de metas para este nuevo año. Es una época típica que representa finales y nuevos comienzos.

Te puede interesar Año nuevo, ¿vida nueva? 

Sin embargo, al pasar el tiempo nos envuelve la rutina y es fácil que caigamos en los viejos hábitos que dijimos que cambiaríamos. Por ejemplo, tienes muchas ganas de escribir ese libro que ronda en tu cabeza desde hace un tiempo o quieres iniciar equis proyecto, pero pasan los días sin que le dediques el tiempo necesario. O dijiste que este año comerías mejor, pero sigues sin organizarte y continúas comiendo en la calle (que quizás no es la más sana, no te ofrece las porciones que requieres según tus objetivos y gastas más que cocinando en casa). 

Cuando notamos que recaemos en los viejos hábitos es fácil decir “bueno, solo esta vez. A partir de mañana no lo volveré a hacer más”, pero generalmente ¡es mentira! Y seguimos atrasando la posibilidad de mejorar mientras esperamos que llegue “el momento perfecto”; vemos como llega diciembre otra vez sin haber cumplido. Aunque suene trillado, “el mejor momento es ahora”.

¿Cómo mantener vivo el espíritu innovador de enero?

  • Saca de la gaveta esas metas que escribiste, que anhelas conseguir este año, y colócalas en un lugar visible, puede ser al lado de tu mesa de noche, colgada en la pared de tu cuarto, en una pizarra que tengas en tu oficina… ¡lo que sea! El objetivo es que siempre lo mires para que no pierdas tu norte y adonde quieres llegar. Porque sí, está bien, lo podemos tener en la mente, pero se nos olvida y es mejor plasmarlo en algo físico (ya sea en forma de palabras o imágenes) para recordarlo siempre.
  • Habla de aquello que anhelas con los demás. Sí, sabemos que, según dicen, es de “mala suerte”, que “los proyectos se caen si los cuentas”… está bien si crees en esas cosas (de que vuelan, vuelvan), pero el objetivo de este consejo es mantenerte comprometido con tu meta. Si les contaste a algunos amigos que querías publicar un libro y ha pasado el tiempo, pero no has escrito ni la primera palabra, te vas a sentir decepcionado de ti mismo cuando te pregunten por él. Imagina lo feliz que te sentirías cuando les cuentes que ¡llevas el primer capítulo! De todas maneras, recuerda que tu esfuerzo no es para ver qué dicen los demás, pero contarles a tus amigos de tus metas hará que no las olvides.
  • Rodéate de personas que te motiven, puede ser tu pareja, tus hijos, tus padres, tus amigos. Ellos conocen tus sueños, te pueden dar ideas para sacar tu proyecto adelante y te ayudarán en los momentos de “desliz”. Quizá estás iniciando un estilo de vida saludable, pero te da flojera preparar tus comidas para el día siguiente. Aquel ser querido te recordará que si no te organizas, “mañana” caerás en la trampa de una comida chatarra y perderás el camino recorrido.
  • Divide tu gran objetivo en objetivos más pequeños. Sonará trillado, pero funciona. Si solo te enfocas en el libro como tal, lo verás como demasiado trabajo y claro que te costará sentarte en la computadora. Lo mismo pasa con la pérdida o el aumento de peso: si solo piensas en el pocotón de libras que debes rebajar o aumentar, es más fácil olvidarte de todo y continuar con tus viejos hábitos. Pero si comienzas con tomarte una sola gaseosa a la semana en vez de cinco, o con comer al menos un banano antes de entrenar, en vez de entrenar con el estómago vacío, es más fácil el progreso. Puedes hacer planes semanales o mensuales y evaluar tu desempeño en ese tiempo. ¡Te sentirás súper bien cuando notes lo que has alcanzado desde que comenzaste!
  • Busca inspiración en aquellos que han logrado lo que quieres. Leer las historias de alguien que publicó su primer libro o rebajó unas cuantas libras de más, ver por todo lo que tuvieron que pasar, cómo mantuvieron su disciplina y organización, te motiva a sentarte en la computadora o a sacar de la nevera (heladera) todo aquello que no te aporte los nutrientes necesarios.

Te puede interesar Aquí te cuento cuál es la «pastilla milagrosa»

Muchos de los objetivos que tenemos en mente son de largo aliento y es fácil desmotivarse. Es más, es más fácil salirse del camino porque ni nos damos cuenta, solo un día equis notamos que pasó el tiempo y paralizamos nuestros sueños sin saber cómo o por qué. Sin embargo, el día que retomamos sí lo marcamos en el calendario e incluso podemos publicar una selfie de nosotros en Instagram con una leyenda como “aquí vamos de nuevo” para aumentar nuestra propia motivación.

Seguramente después de eso decaemos de nuevo, porque así somos y así es la vida. Lo importante es siempre levantarnos. Paulo Coelho dice que “la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”. Aquí estoy contigo para mantenerte enfocado. ¡Confío en ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *