Diciembre: un mes de mantenimiento

Personalmente, diciembre es uno de mis meses favoritos del año. Celebro Navidad, Fin de Año, vacaciones y es el mes de mi cumpleaños (jajaja), entre otras cosas. Lo cierto es que hay más salidas y menos esquemas.

Sé que para muchos de ustedes diciembre es ese mes al que ansían llegar todo el año para celebrar y reunirse en familia más tiempo; también es un mes más relajado y se nos pasa volando (si no trabajas en ventas, claro), pero al mismo tiempo siempre nos da un poco de temor echar a perder todos los logros del año, con respecto al físico o la salud (por ejemplo, si tu caso fue pasar de obesidad a un peso saludable) y es cuando comenzamos a hacer dietas locas en los días previos a cualquier cena importante.

¡No tiene que ser así! Es momento de relajarse y ver diciembre como lo que es, en términos de fitness y salud: un mes de mantenimiento.

Te puede interesar Llegó diciembre ¿y ahora?

No te estreses por bajar mucho de peso este mes; ahora, es momento de disfrutar inteligentemente. El fitness es un estilo de vida. Por eso, aunque nos podemos relajar, tampoco debemos tirar la toalla.

Sé que muchas personas que están un poco más avanzadas lograrán perder unos kilos de grasa si se ponen las pilas, pero al menos yo creo que las cosas se deben hacer a su tiempo, y diciembre es un mes para ser un poco más permisivos en la comida manteniendo el ritmo de la actividad física.

Mis consejos para una Navidad Fit saldrán en la revista de Navidad de La Prensa (Nicaragua) junto con una rutina de tonificación en casa. Además, compartiré una receta muy especial de Navidad en El Nuevo Diario (Nicaragua) para que, aunque prueben la versión original (porque yo también lo haré), si tienen un antojo o quieren comerla a diario puedan hacer una versión más saludable.

Por eso, quiero dirigir este post a tres aspectos muy importantes que no toqué en otro lugar, y son la fuerza de voluntad, la flexibilidad en nuestra dieta y la felicidad de realizar lo que hacemos por nuestro propio gusto. Estas tres cosas durante este mes –y siempre- son importantes.

La fuerza de voluntad, porque no podemos comer en cantidades exageradas todas las comidas navideñas que se nos pasen en frente. Tenemos que tener sentido común, controlar las porciones según nuestra actividad física, elegir los días en los que queremos probar esos platillos y los demás días mantener nuestra rutina normal.

Te puede interesar Aquí te cuento cuál es la “pastilla milagrosa”

La flexibilidad en nuestra dieta, porque tampoco se trata de que no puedes comer los platos que tu abuela solamente hace en Navidad, o hacerle mala cara al postre de tu mamá, o no salir por no comer. Lo que te aconsejo es que mantengas tu semana activa, practiques algún deporte o ejercicio por 45 minutos al menos 5 días a la semana y te permitas un poco de flexibilidad en tu plan de alimentación.

Por último, haz ejercicio y come bien durante este mes y siempre porque realmente te gusta y es tu decisión. No bajes de peso o sigas este estilo de vida por presión o porque alguien te dijo que te ves mal en este momento.

Si vas a hacerlo, que sea porque has encontrado dentro del fitness algo que te gusta hacer, porque los pequeños sacrificios te dan mucha más satisfacción que lástima y porque te gusta tu plan de alimentación y tu entrenamiento.

Así que a relajarnos, activarnos y comer moderadamente para que no comencemos enero reprochando las libras que subimos por ser descuidados.

Una respuesta a “Diciembre: un mes de mantenimiento”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *