Aquí te cuento cuál es la «pastilla milagrosa»

Muchas personas se me acercan o escriben para preguntar por un sinfín de productos que “eliminen la grasa en un abrir y cerrar de ojos” o para saber cómo pueden rebajar esos kilos / libras de más en un muy corto tiempo.

Me van a disculpar tanta sinceridad, pero, amig@, ni que tuvieras la lámpara mágica de Aladino lograrías llegar a una meta realista y de forma saludable en sólo un mes, cuando tuviste todo el año para realizarlo y preparar tu cuerpo de una forma sana.

En el mercado existen muchos productos que se hacen llamar milagrosos, como “unas gotas bajo la lengua”, pastillas para “quemar la grasa en segundos”, batidos que les cambian sus beneficios y alegan que rebajarán en pocos días… Yo sólo sé que del “apuro sólo queda el cansancio”.

Quizá sí rebajas, pero rebajarás líquido, músculo, no grasa, y cuando vuelvas a tu rutina, todo lo que “rebajaste” volverá a ti bajo el efecto rebote, ya vamos hablar sobre ello. Entonces, tú dirás ¿pero cómo hago para que me quede el vestido para Navidad? Bueno, amiga, más allá de lo que vayas a lucir para estas festividades, creo que debes pensar “¿cómo hago para tener un cuerpo saludable?”

Te puede interesar Llegó diciembre ¿y ahora? 

Vamos a sincerarnos y dejar a un lado los estereotipos: queremos tener el cuerpo de “X” modelo y apenas llegamos a 1.60 cm.; queremos el trasero de Jlo y por nuestra sangre no circula ni un tilín la parte latina.

Yo, por mucho tiempo, soñé con un cuerpo de guitarra, ¿sabes? Que de las caderas subes y luego viene la cinturita y se abre más arriba hacia los pechos, pero ¡noooo! nada más alejado de la realidad. Hasta que una gran amiga, nutricionista por cierto, me hizo pararme frente al espejo y analizar cada parte de mi cuerpo. Comprendí que mi anatomía no es de un cuerpo de guitarra, mis piernas son largas, pero mis caderas están muy cercanas a la última costilla, por lo que el espacio es reducido para que yo tenga una cintura de “avispa”. ¿Qué iba hacer? ¿Sacarme una costilla para estar a la “moda” y pertenecer a los cuerpos curvilíneos? ¡pues no! Aprendí a aceptarme y sobre todo a quererme con o sin curvas.

El cariño y amor a mí misma viene cuando me alimento sanamente, practico alguna actividad física, llevo una vida equilibrada conmigo misma y mi entorno, pero eso es otro tema que trataremos más adelante.

Con aceptarnos no quiero decir que vamos a comer todo lo que tengamos enfrente o llevar una vida sedentaria, no es eso lo que deseo transmitirte. Aceptarnos es conocer nuestro cuerpo, saber que algunos tenemos huesos más anchos y largos, que el metabolismo o la velocidad a la que nuestros cuerpos descomponen la glucosa en energía varía mucho de persona a persona.

Te puede interesar Conócete 

Te puede interesar Controla tu mente para conquistar tu cuerpo 

Así que no hay un plan de ejercicio único para todos, pero el objetivo es sacarle partido positivo con lo que la vida nos dio. Y querernos es tomar el camino hacia una vida saludable y placentera, en la que nutrimos nuestro cuerpo y lo ejercitamos no para parecernos a otra persona, sino para gustarnos a nosotros mismos, al final esa es la única aprobación que necesitas.

Te puede interesar El momento perfecto para iniciar una vida saludable 

Te puede interesar Los primeros pasos hacia una vida más saludable 

A lo mejor todavía sigues esperando la “pastilla milagrosa”, pues te digo un secreto: la única pastilla que existe es la voluntad, tú y solamente tú eres quien decide qué quieres ser y a dónde quieres llegar. ¿Fácil? No, no lo es, pero imposible tampoco.

Digo que no es fácil porque el mundo de ahora hace que dependas de ciertos productos que son dañinos para la salud, y desde pequeños nacimos consumiéndolos. Como todo, requiere trabajo dejarlos a un lado y consumir solo aquellos productos que de verdad nos nutren.

Al final no se trata de tener unas medidas “perfectas”, eso no existe; al final lo que importa es que puedas subir unas escaleras sin que te falte el oxígeno, jugar con tus hijos sin fatigarte tan rápido, obtener exámenes médicos en perfectas condiciones… En fin, no creo que solo deba importar que te quede un vestido, sino que te quede una vida completa para disfrutarla.

Te voy a dejar una de las tantas preguntas que me han hecho y mi respuesta particular:

Pastillas para adelgazar

Su efecto, aunque puede ser inmediato porque provocan una estimulación del sistema nervioso y reducen el apetito, pueden perjudicar la salud porque contienen efectos secundarios como, por ejemplo, susceptibilidad, agresividad, insomnio, diarrea, náuseas, problemas intestinales y, en peores casos, hemorragias cerebrales, hipertensión y taquicardia.

Jugos de frutas y vegetales

Tomar ensaladas y frutas en forma de zumo se ha convertido en una tendencia popular dizque para bajar de peso. Mezclar un plato de ensalada o fruta en un vaso de zumo es una manera conveniente de obtener vitaminas, pero la pérdida de fibra al extraer el zumo significa que no recibes todos los nutrientes que deberías. Hacer unos de estos jugos como reemplazo de una comida es un método extremo para bajar de peso.

Estos jugos pueden servir muy bien para aquellos que no comen suficientes frutas y verduras en su dieta habitual, y pasarían a ser un complemento. Te recomiendo el consumo de frutas y verduras enteras en lugar de zumo para aprovechar todos los beneficios.

El uso del corsé

El uso de un corsé apretado puede prevenir el exceso de alimento debido a la contracción del estómago. Esto lleva a sentirse más lleno más rápido y a comer menos, por lo tanto, a perder peso. Sin embargo, este método solo busca engañar al cuerpo, lo que significa que la pérdida de peso no durará por mucho tiempo.

En lugar de usar algo que nos impida comer mucho, creo que debemos analizarnos y resolver por qué comemos tanto.

Todo esto conlleva al efecto denominado rebote.

Es normal que tras hacer dietas muy estrictas, vuelvas a recuperar el peso perdido rápidamente. Lo que sucede es que al consumir pocas calorías, el metabolismo se vuelve más lento y al cabo de un tiempo se acostumbra a subsistir con menos calorías de las que necesita.

Luego, cuando dejas la dieta y pasas a comer el doble o más de las calorías a las que el organismo estaba acostumbrado, el metabolismo lento no puede quemar las calorías y las grasas comienzan a acumularse de manera rápida.

Entonces, para evitarnos este efecto, debes llevar a cabo una dieta equilibrada y que incluya alimentos sanos: proteínas e hidratos de carbono, vitaminas y minerales y debe ser rica en fibras naturales.

En definitiva, la pastilla milagrosa es: llevar una alimentación sana y equilibrada.

Sigue conmigo y aprendamos juntos a llevar un estilo de vida saludable.

Hasta la próxima.

3 respuestas a “Aquí te cuento cuál es la «pastilla milagrosa»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *